Las horas que dedicamos a la búsqueda de empleo

Tiempo que perder

Durante las últimas semanas he estado comentando con algunas compañeras, como Fátima Rodríguez, sobre el tiempo que las personas dedican a la búsqueda de empleo. Mientras nos esforzamos en hablar de los instrumentos de búsqueda y sobre distintos aspectos del mercado de trabajo, parece que las personas no están dedicando, en general, el tiempo que realmente necesita una búsqueda de empleo que pretenda tener éxito.

En mi experiencia diaria no me parece que sea así. Todo lo contrario. Si lo comparo con otras épocas me encuentro con personas que buscan con mucha más intensidad. Hay otros problemas, como que buscan empleo de forma muy poco acertada o que son personas que se encuentran realmente alejadas del mercado laboral.

Aún así me pareció importante incluir el tema en las sesiones que realizo y empezar a preguntar cuantas horas semanales se dedican a la búsqueda de empleo.

En principio podemos suponer que las personas que acuden a estas sesiones son personas interesadas, dispuestas y en búsqueda mínimamente activa. Casi siempre son sesiones abiertas a un público que acude voluntariamente, por deseo propio.

 Aún así el resultado, la respuesta a la pregunta, está siendo muy desoladora. El máximo de horas que he escuchado es de 12 a la semana. En la linea que reflejaba una encuesta de Manpower hace un par de años y que concluía que el 77% de las personas en desempleo dedicaba menos de tres horas diarias a la búsqueda.

Quizá estemos fallando en algo, especialmente en señalar que los resultados sólo vienen de actuar, de hacer, de trabajar.

No soy nada partidario de recurrir a las expresiones del tipo “buscar trabajo es un trabajo, así que hay que dedicarle 8 horas”. El mercado no siempre permite búsquedas constantes y, en algunos casos, puede ser realmente desmotivador. No hay que olvidar que el desempleo lo protagonizan personas y las recomendaciones generales deben tomarse con mucha prudencia.

Pero esto no quita para decir que por supuesto que es necesario dedicarle un mínimo de 20 horas semanales a actividades de búsqueda de empleo, sean las que sean. Desde hacer un perfil, contactar con personas, interactuar o visitar empresas hasta acudir a eventos o a los servicios públicos de empleo. Lo que sea que pueda mejorar nuestras posibilidades de acercarnos al empleo. Es imprescindible dedicarle el tiempo necesario a hacer todo esto. Cualquier otra cosa no es una búsqueda de empleo de la que pueda esperarse resultados.

 En muchos casos las personas nos centramos demasiado en aspectos que no podemos controlar ( ya tenemos una edad, las empresas se deslocalizan, no conozco personas, contratan a otros…) y no le dedicamos el tiempo suficiente a pensar sobre aquello que si podemos modificar (nuestra presentación profesional, la cantidad y calidad de nuestros contactos, el número de ofertas que respondemos, el cómo nos relacionamos y aportamos, los foros y eventos a los que acudimos…). Parece un buen momento para insistir en la necesidad de dedicarle el tiempo adecuado y no dejarnos desanimar o despistar por otras cuestiones, tal y como ilustraba Zumo de Empleo

Este artículo puede leerse en la web de eProform formación y networking

Publicado en #empleo, orientación, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Empleo y participación en la red: ¿debemos ser neutrales?

lll

Cuando participo en sesiones sobre el impacto de la tecnología y la 2.0 en el mercado de trabajo, suelen surgir preguntas acerca de qué hacer en la red y qué no hacer, qué componentes forman parte de nuestra imagen profesional, cuáles entran a valoración por parte de las empresas, quien puede ver la información que de nosotros hay en la red y cuestiones similares.

Es un tema clásico en estos tiempos de difusión de una red accesible a la que nos vamos adaptando. Una red que en un contexto de redefinición de la privacidad se enfrenta a la policía del pensamiento de Orwell. En fin, un debate que excede el marco del mercado de trabajo.

En este marco, en el escenario del mercado laboral y del empleo, hablamos de contar con un perfil profesional, de mostrar una imagen digital interesante, basada en la oferta de servicios especializada pero con cierta polivalencia al mismo tiempo.

El caso es que, como decía, no es la primera vez que se me plantea la pregunta sobre qué importancia o influencia en las opciones de empleo puede tener la participación u opinión en determinados temas.

Mi respuesta siempre es la misma: las empresas no buscan personas sin opinión, buscan personas que resuelven un problema o que mejoren un determinado servicio. Y eso es lo que debemos mostrar, lo que somos capaces de solucionar o mejorar. Nos deben tener en mente por lo que aportamos, por lo que sabemos hacer y no por otras cuestiones.

Es evidente que determinados temas (drogas, sexo, vocabulario…) son aspectos que perjudican en el mercado de trabajo, tal y como reflejan los datos de Jobvite del mercado estadounidense.

Pero de ahí a que la búsqueda de empleo o la imagen profesional tenga que limitar la participación social en cualquier sentido, hay un buen trecho.

La selección de personas es la búsqueda del mejor o la mejor profesional para un puesto, para realizar unas tareas o funciones concretas. A partir de aquí podemos hacerlo todo lo complejo que queramos, pero no es oportuno olvidar el objetivo.

Y buscar personas neutrales no parece que pueda ayudar al objetivo. Puede que todo lo contrario. Vivimos en un mundo donde la tecnología nos está facilitando la participación y el compromiso social, un mundo que habla de Open Government y de aprovechar la inteligencia colectiva en las organizaciones. Un mundo de mercados globales caracterizados por empresas con equipos multiculturales, con personas diferentes. A veces, profundamente diferentes.

En este mercado global no puede pensarse que la falta de opinión, la falta de compromiso, la neutralidad en general, es una buena compañera de viaje.

Pero aún hay procesos de selección con una gran carga de prejuicios. Y hay empresas de selección que no se centran en que seas una buena solución para su cliente en términos de competencias técnicas y cultura empresarial. No. Tendrán más en cuenta a quien resulte “neutral”.

No hace demasiados días en el blog de una conocida empresa de recolocación se podía leer una clara invitación a ser neutral. El consejo es bien claro: cuidado con los tweets, intenta ser neutral.

Me resisto a pensar que las empresas buscan personas que opinen de la misma forma o que no tengan visiones antagónicas sobre distintos temas sociales, económicos, políticos… ¿De verdad las empresas piden personas sin opinión? ¿De verdad manejan estos criterios para encontrar el talento competitivo que necesitan?

Me gusta la idea de +Andres Ortega de pensar en la selección como un intercambio de opiniones. Un buen número de conversaciones sinceras (ahora podemos hacerlo en múltiples entornos) que identifican a una persona capaz en su profesión, con un aporte de valor específico en lo suyo y que casa con la “cultura de la empresa”.

Y me da la impresión que las empresas verán con mejores ojos que los procesos de selección que pagan de una u otra forma, se centren en resolver sus problemas en el actual y difícil entorno económico, que se centren en encontrar el talento que necesitan para su competitividad.

La neutralidad no parece un buen consejo. Como citó +Alfonso Alcántara recientemente, ser neutral en situaciones de injusticia te pone del lado de quien oprime (Desmond Tutu).

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los servicios públicos de empleo, la formación y otros puntos clave que podemos gestionar mejor

DSC02320En los últimos meses se han publicado en la prensa local (Vigo) plazas vacantes en los cursos de formación dirigidos a personas en situación de desempleo. Se trata de formación en distintas acciones como apoyo a personas en instituciones sociales, instalaciones de fluidos… Todas, en general, acciones que pueden adecuarse y ser de interés para quien precise mejorar sus posibilidades de acceso al empleo.

Publicar un anuncio en estos casos es el último de los recursos, el que se hace cuando no se encuentran candidatos/as suficientes. Y me pregunto, ¿ Como puede ser que en una ciudad que en junio tenía 33.252 personas anotadas en las oficinas de empleo sea necesario “gastar dinero” en publicar anuncios en la prensa local para poder completar el número de participantes ?

Creo que la pregunta es oportuna porque, ateniéndonos a la información publicada, en la ciudad se habrán convocado, a lo sumo, unas 3.000 plazas de formación. La mitad de las que se convocaban cuando había en torno a las 19.000 personas desempleadas, cuando las cosas “nos iban bien”.

Algunas de las razones que hacen necesario gastar el dinero publicando anuncios pueden encontrarse en los requisitos y en otros factores, pero apuntan ineficiencia en la gestión.

Ya he comentado en este blog el obvio papel de la formación para responder a uno de los más graves problemas del desempleo y del mercado laboral en general: el problema de la cualificación y la formación. En términos generales las personas cualificadas y con capacidad de adaptación serán las que tendrán posibilidades cuando la economía recupere un ritmo de crecimiento mínimo, aunque no todo el mundo opina que la educación es la respuesta.

El empleo de baja cualificación puede reducir el desempleo en el corto plazo, tal y como ha ocurrido en estos meses de julio y agosto. A medio plazo sólo el empleo cualificado parece sostenible, como le ha sucedido a la FP que, a pesar de la crisis y de la situación del mercado, ha sido capaz de crecer en términos de empleo en los últimos años. Leyendo la última EPA con perspectiva interanual la ocupación ha crecido sólo en la FP, concretamente 59.500 personas, mientras el desempleo ha aumentado en el resto de grupos.

 Fuente: Germán Diz+Orienta Dos 

Y aquí, en la Formación Profesional, tenemos margen para crecer, como señala la OCDE. Así que si creo que la respuesta al desempleo debe contar con una gran presencia de oferta formativa que permita aumentar la capacidad de adaptación de las personas y ampliar su repertorio competencial. También los programas experienciales y de acercamiento al mercado de trabajo son importantes pero los contenidos formativos ya están presentes en estas iniciativas.

En este sentido el esfuerzo debe ser extraordinario pues el 80% de las personas en desempleo tiene la Eso o menos. Un problema evidente que compartimos con otros países de nuestro entorno. Por cierto, tampoco estaría mal ver qué hacen en este campo aquellos que cuentan con buenos resultados.

La oferta formativa puede ser mejor o peor pero lo que es seguro es que es escasa así que, sencillamente, el tema de los anuncios no puede pasar. Sólo demuestra que la eficiencia en la gestión de la formación es muy mejorable. Aunque siempre se puede hacer peor, como nos recuerda este video en el que la Fundación Tripartita empleaba el dinero de la formación para publicitarse en un partido de la selección Española de Baloncesto. Visto desde la distancia, resulta un poco esperpento.

Volviendo a los Servicios Públicos de Empleo mejorar su eficiencia es ciertamente complicado. Por lo de pronto pasa por una mayor profesionalización, por consolidar profesionales, métodos y criterios en la gestión de eso que denominamos Políticas Activas de Empleo, aquellas actuaciones dirigidas a mejorar la ocupabilidad de las personas en el mercado laboral y a dinamizar este mercado.

En estos mismos meses se están poniendo en marcha Talleres de Empleo, otra medida que resultaba muy interesante y eficaz por su capacidad de generación en el entorno, por sus posibilidades de conexión con la actividad económica y por el tiempo de duración de los proyectos que permitían trabajar problemas a largo plazo. Digo resultaba y permitían porque el año pasado se redujo su duración y, prácticamente, se les convirtió en cursos que se realizan en el marco de un contrato de formación. Proyectos muy caros…

Pero lo que quería señalar es que en los procesos de selección de los equipos técnicos el tiempo en desempleo es el criterio primordial, no la relación con el proyecto, la experiencia acumulada o las correspondientes evaluaciones de lo hecho en experiencias similares. No, el tiempo en desempleo. ¿ Cómo va a funcionar la intermediación pública si se busca repartir el empleo y no a las personas que más se adecuan ? ¿ Y como vamos a consolidar buenos profesionales conocedores/as del entorno, de las empresas y, en definitiva, integrados con la actividad económica, empresarial y social ? ¿Como vamos a hacer más rentable todo ese dinero público que invertimos en estos programas?

En esta larga e interesantísima exposición Wolfgang Muller, director de la Agencia Federal de Empleo de Alemania, señala como puntos muy importantes de su servicio, entre otros, a las personas que forman la agencia y la necesidad de enfocar el servicio para empleadores a resolver lo que el mercado pide. Parecen buenas ideas que chocan con lo que aquí hacemos…

La solución al problema del desempleo es compleja y por supuesto que depende más de medidas de carácter económico puestas al servicio de la reducción del paro que de lo que se haga en las políticas activas de empleo. Pero el papel a jugar por las medidas de mejora del empleo y por los servicios que las gestionan es muy importante y puede contribuir a mejorar el mercado de trabajo. Siempre y cuando seamos capaces de mejorarlas y multiplicarlas.

Al igual que en muchos otros ámbitos en los que la crisis y el impacto TIC han supuesto una revolución completa quizá es momento de pensar si no es necesario que esa revolución se produzca en nuestros Servicios Públicos de Empleo. Quizá es momento de preguntarse qué hacemos, para qué lo hacemos, con qué criterios lo hacemos, a quien nos dirigimos y que estamos consiguiendo. Se trata de superar todos esos trámites y criterios que ya no son útiles al mercado de trabajo, aunque se anuncien en el video que sirve de ejemplo al final de esta entrada. Se trata de ofertar servicios eficientes y eficaces a las empresas y a las personas. No es fácil y precisa cambiar algunos reinos de Taifas que se han quedado momificados, pero puede hacerse.

Publicado en #empleo, Galicia Orienta, orientación, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , | 6 comentarios

Orientación laboral y servicios de empleo

chiste-forges-cv-chinoEn estos tiempos de gran desempleo la orientación laboral no ha sido ajena a los cambios y a las pequeñas y grandes convulsiones sociales y laborales. De un tiempo a esta parte los servicios de orientación laboral, siempre denostados y poco valorados, se han convertido en servicios con demanda.

Hasta ahora muchas personas no ‘necesitaban’ acudir a servicios de este tipo. Sólo necesitaban un empleo y si el servicio de orientación no lo tenía, si no intermediaba directamente, no le aportaba nada. Nos encontrábamos con aquello de “buscar empleo es algo que ya sé hacer yo”

Con las inasumibles cifras de desempleo convirtiendo el tema en el principal problema de España, y de otros muchos países, la demanda de servicios de apoyo en esta situación se ha disparado. Se demandan estos servicios a colegios profesionales, administraciones y otras entidades. Y no sólo se demandan servicios de orientación laboral como hasta ahora, también servicios concretos que incluyen coaching, asesoramiento personalizado, búsqueda de contactos, formación para el cambio profesional y otros que hace un tiempo no se mencionaban.

 Es este un síntoma más de como ha evolucionado el mercado de trabajo, en el que no sólo hay que ser un/una excelente profesional, también es necesario poner en juego competencias transversales para lograr una presencia de mercado, un posicionamiento que mantenga el nivel de ocupabilidad. En este sentido se han multiplicado las demandas de servicios de coaching, de recolocación, de desarrollo profesional, de acompañamiento en la búsqueda, etc.

 En contra de esta necesidad manifiesta, los servicios de orientación laboral han venido perdiendo apoyo en la administración pública. Más allá de su privatización o del modelo de colaboración público privado, que se dibuja presupuestariamente pero que se va concretando lenta y desigualmente, lo cierto es que mientras aumenta la necesidad y la demanda, disminuyen los servicios.

Es verdad que la oferta o disminución de estos servicios ha sido muy desigual pues cada comunidad autónoma y cada entidad ha tomado sus propias decisiones. Y también la justicia las ha tomado.

 En Galicia se suprimieron en su totalidad en 2012, pero se mantienen los servicios de orientación concertados con entidades, que en ciudades como Vigo, la de mayor número de personas desempleadas en el territorio gallego, suplen la ausencia de respuesta.

En cualquier caso no quería hablar aquí de los detalles de ese escenario desértico en el que se han convertido los servicios de promoción del empleo. Pero si quería mencionar como, en el marco de ese desierto, es necesario redoblar los esfuerzos para conseguir un mínimo de eficiencia. Y de como no lo estamos haciendo.

Hasta en la comunidad de El País ha podido verse hace un tiempo una queja-descripción de como un servicio puede degradarse hasta convertirse en inútil. Y lo que ahí se menciona, concertar una cita para dar una cita, no es nada raro, cuando menos en mi entorno particular.

Igual que suceden muchas cosas que podríamos hacer mejor (no citar a personas con distintos/as profesionales, no tratar los Itinerarios Personalizados de Inserción como una prestación, reclamar el espacio y el tiempo que se precisa…). O, sencillamente, tener una actitud un poco más proactiva. No es necesario ni exigible que sean las personas las que tengan que conocer todos los procesos en los servicios de orientación, en los servicios públicos de empleo. No parece razonable que una persona pierda la antigüedad en su demanda, clave para algunas prestaciones, porque no se le informa correctamente. Y esto es algo habitual.

Es momento de hacerlo mejor, de darle más sentido y eficiencia a los servicios que se dirigen a las personas en búsqueda de empleo. Y también es un buen momento para intentar vencer la tradicional desconexión con el mercado de trabajo, con los departamentos de RRHH y con la actividad económica en general. Y de decir aquello que no funciona, aquello que no se hace bien y que debe cambiar.

Incluso es momento de explicar bien qué hacemos y qué podemos hacer por las personas y por el empleo, como hace +Miguel Ángel Alonso en uno de sus últimos post. Y no sólo de decirlo, si no de demostrar que los servicios de orientación laboral son capaces de hacer que la búsqueda de empleo sea más fácil, eficiente y efectiva.

Pero sobre todo es momento de implicarse y contribuir a trasladar la idea de que el desempleo es un problema de todos en el que todos tenemos que aportar. Un problema que tiene solución y que no debemos aceptar en las cifras con las que convivimos. Es momento de seguir el ejemplo de las personas que no se rinden. Estamos, por tanto, ante un reto profesional. Y puede abordarse sin perder el sentido del humor, claro está 😉

Publicado en #empleo, Networking, orientación, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Videodebate sobre empleo y redes sociales

Hace ya un tiempo que estoy conectado con +Héctor Jerez, con el que me unen intereses comunes. El empleo, la sociología o Webber son cuestiones que él trata y que a mi también me gustan. Su proyecto Politólogo en red va creciendo de forma muy interesante y desde hace ya meses viene desarrollando hangouts de entrevistas y debates sobre temas como los mencionados en las primeras lineas.

Semanas atrás tuve la suerte de que me invitara a participar en un pequeño debate con él sobre empleo y redes sociales. Y ha sido un placer que me apetecía compartir en el blog.

Publicado en Web 2.0 | Etiquetado , , , , , , , | 2 comentarios

Educación, formación y su relación con el empleo

Sin título 1Asistimos a tiempos de cambios profundos que sumados a la situación de crisis económica configuran un escenario social y económico muy inestable.

Es difícil prever como puede resultar el escenario de la actividad económica dentro de unos años: ¿Cuáles serán las necesidades concretas de las empresas? ¿Cuáles serán los aportes de valor de las personas? ¿Qué relaciones laborales tendremos? ¿Cuáles serán los elementos con mayor valor añadido? ¿Qué marcará la diferencia competitiva?…

En algunos casos podemos apuntar previsiones más o menos justificadas en función de lo que estamos viviendo: que el impacto de la tecnología será cada vez mayor y producirá cambios constantes, que el talento de las personas será el elemento diferencial en la actividad económica o que las competencias soft serán determinantes a la hora de mantenerse en el mercado de trabajo.

Sin embargo hay otras características que son ya evidentes pero que aún encuentran oposición o generan cierta duda. Estoy pensando en la relación cualificación / formación y posibilidades de trabajar, en la relación entre la educación y el empleo.

A pesar de que nuestros mayores nos han repetido que estudiar es la llave de un futuro mejor, siempre ha habido personas que se esfuerzan por demostrar lo contrario. El valor de la formación, del saber hacer y del esfuerzo que implican, no está lo suficientemente extendido.

De hecho la infravaloración de la formación adquirida es algo que en mi actividad profesional está muy presente. Me refiero a personas, incluido el personal técnico, que sostienen que es positivo rebajar el perfil formativo para poder trabajar, para optar a un empleo de menor categoría profesional.

Como bien demuestra mes tras mes German Diz en su blog, en el mercado laboral español la relación entre el nivel formativo y las posibilidades de conseguir o mantener un empleo son una evidencia. A mayor nivel formativo menos tasa de desempleo. En la última Epa las personas con FP o titulación universitaria padecen un 19% de desempleo frente al 53% que sufren las personas que tienen la Eso o menos. Además en el último trimestre se han perdido 239.300 empleos de personas que sólo tienen la Eso o menos frente a los 81.900 empleos que se han perdido entre quienes tienen una FP o un nivel superior.

Otros muchos informes respaldan esta idea, como un reciente estudio encargado por la Universidad de Vigo que mostraba como el 76% de sus titulados lograban mantener el empleo en unos años verdaderamente complicados, del 2007 al 2009.

En Europa pasa algo similar. El desempleo de las personas con baja cualificación duplica al de las personas con un nivel superior a secundaria y casi triplica al de las personas con los niveles competenciales más altos.

En USA acaban de bajar su tasa de desempleo. En los estados con menor tasa de personas licenciadas el desempleo es más alto y, obviamente, a menor  número de personas tituladas, mayor número de personas desempleadas. Como dijo Obama en su discurso a la nación en 2012, en los próximos años casi la mitad de los empleos que se generen precisarán educación superior. Y así parece que está sucediendo.

Ante tanta evidencia no parece que tratar de abandonar o esconder las titulaciones universitarias, la formación específica y cualificada, sea el mejor de los pasos para acercarse al empleo.

Los problemas son otros y estas decisiones no nos llevan más que a competir por el 15% de las ofertas de empleo, el pedazo de tarta más pequeño, como se señala en el cuadro que encabeza el texto y que fue publicado hace ya años por el Cedefop. Los problemas son otros, numerosos y complejos, pero otros. Y parece que redefinir lo que ofrecemos, el como lo ofrecemos y a quien se lo ofrecemos puede ser una respuesta más efectiva en este nuevo mercado laboral.

All work and all play – subtitulado en español from Box1824 on Vimeo.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

Aprendices, ¿ Algo que nunca debimos perder o algo que podemos recuperar ?

images

Mi primera experiencia laboral fue en un programa de aprendices clásico, con un año de contratación ligada al trabajo en pareja con un profesional, alguien que no sólo te enseñaba ‘qué hacer y cómo hacerlo’ si no que te introducía en la cultura de la empresa, en la del trabajo en general, en la del esfuerzo.

La figura del aprendiz y los programas de este tipo han desaparecido del mercado laboral español. O, más correctamente dicho, se han ido sustituyendo por modelos de contratación (el contrato de formación), subvenciones y otras alternativas como las recientemente aprobadas en el Real Decreto-ley 4/2013 de estimulo al crecimiento al emprendimiento y al empleo.

Pero en realidad hemos ido cavando una zanja cada vez más ancha entre las personas jóvenes y las empresas. Las experiencias en las políticas activas de empleo no pueden ni aproximarse al papel que siempre había jugado la figura del aprendiz. El papel de las empresas como entidades socializadoras en España ha desaparecido o, como digo, ha sido sustituido por contratos de formación que sólo han traído precariedad en una tasa de desempleo juvenil de dimensiones inaceptables.

Ciertamente el fenómeno del desempleo juvenil es problema global que presenta cifras aterradoras en todo el planeta (UKFinlandiaDinamarcaSueciaUSATurquíaZona EuroAsia) y parece buen momento para aportar ideas. De hecho estamos en un momento de propuestas para combatir el desempleo, especialmente el juvenil. La UE, este Gobierno y otros, los agentes sociales u organismos como la OIT están sugiriendo iniciativas para luchar contra un fenómeno con unas dimensiones a las que no encontramos antecedentes.

Por otra parte el fenómeno tiene escala mundial por algo. Tal y como apunta la OIT estamos ante un reto que, en mi modesta opinión, está directamente relacionado con los rápidos e inmensos cambios socioeconómicos que se están produciendo en un escenario impactado por las TIC. Un escenario inestable y en cambio continuo que hace caducar competencias en tiempo record. En este sentido a la gente más joven la ha cogido en una encrucijada. Se han formado para dar respuestas a preguntas que puede que hayan cambiado.

Pero no querría ahondar en el tema, tremendamente interesante, de las causas o de las características del fenómeno. Sólo quería volver a insistir en la necesidad de realizar propuestas concretas, más allá de las legislativas o de otras de carácter más amplio.

En el blog ya se ha mencionado la figura del aprendiz y su papel en economías próximas. Y este es el planteamiento que si me gustaría comentar porque sigo pensando que sería positivo recuperar la figura. De hecho algunas iniciativas de la nueva FP dual van en este sentido.

Pero fuera del marco de la FP y del contrato de formación, que después de su regulación en noviembre será difícil que cumpla la mencionada función socializadora, sería muy positivo recuperar el papel formador y socializador de las empresas. Incluso, si atendemos a que el 80% de las personas en desempleo tiene la Eso o menos, podría pensarse en un programa de aprendices como respuesta específica.

Pero, en cualquier caso, sería suficiente con incorporar a las empresas, con volver a contar con su participación directa. La misma concepción de la FP dual alemana parte del papel de sus Cámaras de Comercio, verdaderas gestoras de las oportunidades de ejercer como aprendiz en la empresa. Este papel es el que creo que debemos recuperar el de las empresas como verdaderas ofertantes de puestos de aprendiz, que validen la formación in situ y con el acompañamiento de profesionales expertos/as y experimentados/as en el trabajo.

Imagen | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , , | 2 comentarios